Nuestro compromiso profesional con los clientes se basa en el perfecto conocimiento y la adecuada aplicación de las normas tributarias, poniendo en práctica una estrategia fiscal que suponga el mayor ahorro posible de costes fiscales y una ventaja competitiva para el patrimonio empresarial y personal de nuestros clientes, dentro de un cumplimiento riguroso del ordenamiento tributario. 


Para ello ofrecemos una planificación personal de los impuestos que afectan al patrimonio de nuestros clientes durante todo el año, así como de aquellas operaciones patrimoniales que tendrán consecuencias fiscales en futuros ejercicios.


1.    Confección de las declaraciones tributarias según la legislación vigente.


2.    Supervisión de declaraciones tributarias elaboradas por el cliente.


3.    Planificación fiscal de la empresa o del empresario, con la finalidad de optimizar su situación tributaria, y vigilar el correcto cumplimiento de la legislación existente.


4.    Asistencia y defensa ante la Inspección de hacienda, contestación a requerimientos y recursos ante la Administración Tributaria.


5.    Análisis previo al cierre fiscal, estudiando las distintas alternativas y ventajas para poder tomar la mejor decisión que permita reducir la carga fiscal en el Impuesto sobre la Renta, Impuesto Sobre Sociedades y otros impuestos.